La gastronomía regional magallánica

Un mercado de aromas, colores, texturas y sabores que cautivan y permanecen en la memoria.

Para saber cómo debiera ser la oferta gastronómica de una región se requiere de todo un estudio, debe haber un proceso de investigación, hacer un catastro de proveedores confiables de productos de la región, crear ferias y mercados de productos regionales en los barrios, saber:Qué producir, cuánto producir y quienes producen, qué productos y quiénes compran estos productos, y dar espacio a los pequeños productores locales para comercializar sus productos frescos libres de agentes químicos.

Rescatar los productos regionales, quesos y jamones regionales, centolla, pescados y mariscos de la zona, verduras cultivadas en la región y producir lo que el mercado necesita, hierbas de aromas frescas (salvia, romero, tomillo, orégano, cebollín, cilantro y perejil, etc.), los mejores panes, integrales, con hierbas, con semillas, los mejores productos lácteos como quesillo, ricotta, mantequilla, los alimentos de la zona caseros, mermelada de calafate, truchas ahumadas, ruibarbo, en Magallanes, los producen y cocinan exquisitamente y por supuesto el maravilloso cordero que con un simple estofado, o pierna asada y quizás unas sofisticadas chuletitas puede una persona quedar con ese recuerdo para toda la vida. Recuerdo la época en que aparecen las callampas de pradera son de color beige por fuera y un poco anaranjadas, exquisitas. En Punta Arenas existen unos erizos que son de otro mundo, maravillosos de sabor potente y textura firme y suave de buen color y aroma único incomparable. Los Jamones de carnes especiales producidos en la región son maravillosos, pero también la cultura croata está presente en la fina repostería; interesante rescatar las recetas de tortas y pasteles de esa cultura y ofrecerlas a la comunidad y sus visitantes.

La cultura Magallánica, fuertemente influenciada por la gastronomía de Chiloé y de todas las etnias que forman parte de esta comunidad, merece la creación de un Mercado Costumbrista, donde ir a comer cazuela de luche, curantos, pulmay y guisos de cochayuyo, milcaos y chapaleles, asado de cordero permanente, empanadas, ceviches y mariscos frescos.

Esto debe ser lo mínimo que la oferta gastronómica debe tener, pero también, será necesario que los locales que producen la gastronomía, también tengan una oferta diferenciada uno del otro y así, de esta manera crear una diversidad y un mercado gastronómico interesante, atractivo que deje una experiencia memorable en las personas. La idea es que no compitan entre sí vendiendo lo mismo cada uno.

Atentos Magallánicos tienen una gran tarea.

Patricio Fischer, Consultor Hotelería y Gastronomía – SazonArte – Consulting – Chef Propietario de “Fischer Restaurant”
www.facebook.com/Restaurant-Fischer

 

 

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password