Gastronomía en la Patagonia

Hace 25 años los mejores o al menos los más nombrados restaurantes eran: Sotito’s, el Asturias, el Arriero y el restaurante del hotel Los Navegantes, que tenía una cocina bastante buena.

Hoy, ha aumentado la cantidad, variedad y calidad de los restaurantes. Además el maridaje de su oferta gastronómica con vinos que ofrecen, está despegando en forma definitiva. Esto es, ponerse a tono con una realidad nacional.

El maridaje es algo que los restaurantes magallánicos se esfuerzan por conseguir. Ya, las personas en Punta Arenas, entienden, preguntan y exigen, acerca de vinos y comida, para los que aún no lo hacen, va este artículo.

Bastante tiempo atrás maridaje de pescados y mariscos era estrictamente con vinos blancos, y por supuesto las carnes rojas con vinos tintos. Ahora hay tantos matices como cepas distintas.

Como dice mi amigo Rodolfito, para los gustos se hicieron los colores: Esto en vinos, es una sutileza. Ahora existen diferentes tipos de vinos para diferentes tipos de carnes. También tenemos diferentes cepas y tipos de vinos blancos para diferentes pescados y mariscos.

Además diferentes blancos para preparaciones distintas con un mismo marisco. Por ejemplo, un rico ceviche de ostiones se marida perfecto con un Sauvignon Blanc del año y muy helado, pero si estos ostiones son a la parmesana, le queda perfecto un Chardonnay con unos tres añitos, o también un tinto liviano y joven como un Carménère; de los mariscos sin vino tinto se debe a que los mariscos con mucho yodo, como los erizos hacían que debido a esto los taninos de los tintos tuvieran un sabor metálico que destruía el tinto, por bueno que fuera. Así de simple.

Un buen lomo grill, a mi entender se marida perfecto con un Cabernet Sauvignon joven pero bueno, también le queda perfecto un rico Carménère. Si este lomo se sirve con una salsa poderosa, como una salsa vasca o algo similar, elegiremos un Syrah con algo de tiempo y madera, o mejor aún un Cabernet Sauvignon con un tiempo en barrica y una cuidada maduración. Hablo de un vino con más cuerpo y más peso.

Si Ud. va a Sotitos, y pide un buen chupe de centolla, hágame caso, pida un Carménère, ojalá de Casablanca, Leyda o Limari, con algo de madera y 3 ó 4 años de tiempo de cosecha. Si a Ud. le gusta el tinto, entonces pida un Carménère joven, no se arrepentirá.

A todo esto, la oferta gastronómica de Sotito’s a mí me parece sencilla pero buenísima, los mariscos y pescados frescos, la carne inmejorable, y un detalle, la salsa verde, recién hecha,…..se nota. Su carta de vinos es amplia y variada. Ah….es un lugar cómodo y amplio, e importantísimo, bien atendido.

El restaurant Okusa, tiene un gratísimo ambiente, Es un restaurant amplio y sin estridencias. Si Ud. tiene que esperar un poquito, podrá servirse Ud. un rico aperitivo en una barra encantadora. Le sugiero conocer su cava, ubicada en el sótano, creo yo, que es la única en su tipo por estos lados.

Su oferta gastronómica es interesante, encontrando allí, por ejemplo platos croatas tan antiguos como nuestra inmigración croata. La castradina es un plato donde el cordero se sirve a la usanza colonizadora. Sus paredes están decoradas con murales, que de alguna manera reflejan la historia de nuestra querida ciudad de Pta. Arenas, créanme se sentirá distinto comiendo aquí. Ojo…..Para la castradina, pida un vino que pueda maridar a este plato demoledor, yo le sugiero una cariñena de alguna buena viña o un Syrah con algunos años, de bastante cuerpo y madera. Yo, privadamente la comí con un Miguel Torres cepa país, anduvo Perfecto…!!!!!

 

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password