Creatividad: nuevos retos para el turismo de Magallanes

La hipermovilidad es uno de los principios de Punta Arenas claves del turismo en nuestros días. Se refiere a la capacidad de las inversiones privadas para moverse rápidamente de una región a otra, de un país a otro, en función de un sistema de intereses y prioridades relacionados con rendimientos financieros, con facilidades y garantías establecidas en el marco de las políticas públicas, y por potenciales de mercado que comprenden desde la existencia de volúmenes atractivos de turistas hasta la existencia de una amplia y diversa gama de atractivos naturales y culturales de calidad. Esta hipermovilidad también puede ser aprovechada desde los destinos, pues siempre la dinámica de los mercados turísticos ofrece oportunidades para rediseñar y volver a lanzar productos y servicios en el marco de una estrategia de desarrollo local en permanente ajuste a las condiciones existentes. Reconocer la hipermovilidad del turismo a nivel planetario es aceptar que el turismo es complejo, no sólo por esta característica fundante que tiene múltiples implicaciones, sino también por otras que convergen a definirlo y darle una función de suma importancia en la ingeniería social: tal es el caso, por ejemplo, de la creatividad, las innovaciones aplicadas y la participación ampliada de los actores de las comunidades. La gran ventaja que, en este marco, tiene el turismo magallánico, es que se trata de un destino único y singular a nivel mundial, que reúne tal gama de condiciones sobre todo a nivel de sus atractivos y paisajes, historias e imaginarios, que en conjunto resulta prácticamente imposible de ser imitado. Sin embargo ese no es más que su estado potencial frente a la dinámica hipomóvil de los mercados y del contexto social. Para concretar y hacer efectivo este potencial se precisa, especialmente, un trabajo estructurado con base a nuevos conceptos y herramientas, dirigido a lograr una nueva posición de resultados del turismo en su conjunto, que integre desde visiones emergentes hasta metas de captación de turistas y gasto sin precedentes, y que haga del turismo una actividad y un sector que contribuya a detonar el desarrollo de las economías y la sociedad magallánica. Es decir, un turismo que no sólo impacte en el crecimiento económico mediante chorreo, sino que especialmente se ubique como un motor del desarrollo y mejoramiento de las condiciones de vida y bienestar aportando a la movilidad social mediante la creación de un sistema de oportunidades para emprendedores, inversionistas, profesionales y residentes locales. La única manera de lograr lo señalado es a través de la creatividad entendida como instrumento tecnológico estructurado y transferible a una amplia gama de actores del turismo y sectores asociados. Creatividad basada en la operación de redes de actores integrados en lo que denominamos Familias de Desarrollo, que contemplan la participación activa de residentes locales, instituciones públicas, iniciativa privada, ONG’s y organizaciones de distinto tipo, visitantes y turistas, Familias que operan con herramientas y metodologías (organizadas en el llamado Núcleo Tecnológico Duro del Turismo Creativo) para alimentar innovaciones y alcanzar metas de desarrollo económico, social y humano. Estas Familias solidarias se constituyen como fuente de innovación aplicada, de un turismo construido sobre nuevas bases y con soluciones adecuadas a los retos locales en el contexto de la globalización e hipermovilidad de los mercados.

Escrito por Sergio Molina Espinosa. Consultor, capacitador y conferencista internacional. En mayo de 2014 recibió el reconocimiento Most innovative academic paper en el 2nd United Nations World Tourism Organization, Knowledge Network Global Forum realizado en México, con el trabajo Turismo Creativo: conceptos y aplicación práctica en comunidades rurales del Ecuador.
 

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password